UDLA y Codexverde realizaron masivo seminario en torno a la COP25

A casi dos meses del inicio de Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se realizará en Santiago, la Facultad de Ingeniería y Negocios y Codexverde.cl organizaron el seminario “Conversaciones en torno a la COP25”, con el que se busca comenzar a concientizar a la comunidad académica y público general, sobre la importancia de esta cita planetaria.

El evento, desarrollado en el auditorio del Campus Providencia, contó con la presencia de estudiantes, autoridades académicas y el Decano de la Facultad, Jaime Vatter, quien, en sus palabras inaugurales, manifestó la voluntad por parte de la Universidad de sumergirse en temas ambientales y aportar, desde la academia, a solucionar la emergencia climática que enfrenta el planeta.

En tanto, Waldo Lobos, director de Codexverde.cl, señaló que la COP25 es una oportunidad histórica para que Chile se sume de verdad a los países que lideren la lucha por la emergencia climática. “Para ello, debemos apuntar hacia la descarbonización de la matriz energética y apostar por proyectos de economía circular. Son precisamente en estas áreas donde esperamos poder contribuir con esta y todas las actividades que realizamos con UDLA”, comentó.

En cuanto a las ponencias de la jornada, la primera estuvo encabezada por Giovanni Calderón, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, quien habló sobre los mercados de carbono, el rol del gobierno en la COP25 y la situación ambiental del país: “los problemas ambientales no son de un gobierno en particular. El caso de Quintero y Puchuncaví es incluso anterior a la Ley de Medio Ambiente que es del año 1994. Creo que el gobierno lo ha hecho bien en el sentido de enfocar la COP hacia la implementación más que hacia las negociaciones. En el fondo, llevamos 25 años de negociaciones, desde la primera COP, y lo único concreto que ha existido es el Protocolo de Kioto, el que en definitiva no obtuvo el resultado esperado en términos de reducción de emisiones. Entonces, enfocar esta COP hacia el cierre del periodo de negociaciones, significa poner énfasis en la acción. Ahí está la clave

La segunda ponencia de la jornada se denominó “Tras la huella del cambio climático” y fue dictada por Macarena Troncoso, coordinadora de la Red de Educación Latinoamericana por el Medio Ambiente (RedLama) del Centro del Clima y la Resiliencia.

Troncoso compartió con los presentes un estudio de la ONU, en el que se indica que nuestro país cumple con siete de nueve criterios de vulnerabilidad en cuanto al cambio climático: áreas costeras de baja estatura, zonas áridas y semiáridas, zonas de bosques, propensión a los desastres naturales, sequía y desertificación, zonas urbanas con contaminación atmosférica y ecosistemas montañosos.

En ese contexto, la química de la Universidad Católica señaló que los efectos ya se están palpando en el territorio nacional y que estos seguirán empeorando si es que no se le pone freno a la emergencia climática.

La última presentación estuvo a cargo de Rodrigo Herrera, secretario técnico de la Mesa Ciudadana de Cambio Climático y colaborador profesional en Fundación Terram, quien se refirió a los desafíos ambientales que tiene pendientes Chile. “Tenemos varias inconsistencias entre las políticas públicas y nuestra situación de vulnerabilidad ante el cambio climático. Entre ellas, políticas en energía, agua, pesca y biodiversidad que profundizan esa vulnerabilidad. A ello, también tenemos aún pendientes la adhesión al Acuerdo de Escazú, un plan de descarbonización más ambicioso que el propuesto, terminar con las zonas de sacrificio y una política para resguardar el agua y los glaciares”.

Ante la consulta si es que la COP25 impulsará a Chile a ser un referente en temas ambientales, Herrera fue más pesimista que sus antecesores: “Mis expectativas son bajas porque todavía no existe la noción de que estamos ante una emergencia. No existen políticas públicas para enfrentar la emergencia. Como dije anteriormente, no contamos con una ley de cambio climático, no tenemos un proyecto de ley que restaure y conserve la naturaleza, faltan temáticas de ordenamiento territorial y los derechos de agua pertenecen a los empresarios. Entonces, hay una dicotomía entre lo que está pasando en el territorio y lo que pasa con las políticas públicas”.