Egresada de Pedagogía en Biología y Ciencias Naturales lideró dos proyectos en la 49° versión de la Feria Científica Nacional Juvenil 2019

Tras terminar sus estudios de Pedagogía en Biología y Ciencias Naturales en UDLA, Carolina Cornejo se transformó en profesora y encargada de la academia de ciencias del Liceo Miguel Rafael Prado de la comuna de Independencia.

La experiencia que tuve en UDLA fue hermosa, por lo que una vez que salí de la universidad me prometí compartir mi buena experiencia y las herramientas que me entregó esta institución con los estudiantes. En ese contexto se me ocurrió hacer la academia donde desarrollamos habilidades científicas básicas”, comenzó explicando Cornejo.

Después de varios meses de trabajo, la profesional y un grupo de estudiantes del recinto educativo, fueron seleccionados para participar en la 49° versión de la Feria Científica Nacional Juvenil 2019, la que se realizó en las dependencias del Museo Nacional de Historia Natural.  

En esta instancia los representantes del liceo presentaron dos proyectos: uno relacionado al tiempo de cepillado de los dientes con el crecimiento bacteriano y otro con el PH de la tierra en la plantación de tomates en un huerto personal.

En el primer proyecto, los chicos sacaron muestras de la carga bucal de sus propios compañeros para demostrar la importancia del tiempo en el cepillado de dientes. Pudieron observar grandes diferencias durante las tres cargas: sin cepillado, cerca de 800 bacterias; con un minuto, la carga bajó a 120, mientras que en dos minutos, solo se identificaron cuatro colonias”, explicó la docente.

Con respecto al segundo proyecto, la idea partió a raíz de la sequía y el aumento de la confección de huertos caseros que ha existido en nuestro país en el último año. “Ante eso, los chiquillos averiguaron que uno los factores predominantes en la agricultura es el PH, por lo que si encontraban la medida correcta, las plantas tendrían un crecimiento mucho mejor. El cultivo elegido fue en tomate y en esta oportunidad se dieron cuenta que con un PH ácido, el crecimiento no solo era mayor, sino que la calidad visual del producto era mejor”, apuntó.

Después de la participación en la feria, Carolina Cornejo dijo “estar muy orgullosa. Veo en mis estudiantes el entusiasmo que alguna vez yo sentí en la universidad, me gusta mucho verlos y sentirlos enamorados de la ciencia. Ellos están motivados, quieren participar en otras ferias nacionales”.

Para finalizar, la profesional agradeció a UDLA por su formación y por el apoyo que le han entregado en los diferentes proyectos realizados en el recinto educacional donde trabaja: “UDLA me entregó habilidad y conocimiento que en otra universidad no los hubiese obtenido. Como docente siento que me he desarrollado profesionalmente de forma muy completa gracias a lo aprendido ahí. Solo tengo palabras de agradecimiento”.