Charla sobre economía circular en la empresa reunió a estudiantes de la Facultad de Ingeniería y Negocios en Campus Santiago Centro

Durante los últimos años el Ministerio del Medioambiente ha intentado, a través de la Ley 20.920, la que establece el marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y el Fomento al Reciclaje, que las empresas nacionales cambien sus sistemas lineales de producción, negocio y consumo con el objetivo de reducir el impacto ambiental relacionado a la generación de residuos.

Ante este escenario y como parte de la agenda UDLA-COP25, la Facultad de Ingeniería y Negocios de UDLA organizó la charla “Economía circular en la empresa”, con el objetivo de generar una instancia de reflexión en torno a la problemática de residuos sólidos y la institucionalidad ambiental en Chile, la producción y consumo sostenible, y la eco innovación.

Muchos de nuestros cursos tienen como temática la sustentabilidad, por lo que nos pareció una instancia correcta que a pocos meses de la realización de la C0P25 en nuestro país, hablemos de estas temáticas. A pesar de la iniciativa del gobierno, todavía falta mucho, las empresas recién están tomando conciencia y generado una cultura sustentable. En ese trabajo, nuestros estudiantes serán actores fundamentales”, apuntó el Director de Carrera de Ingeniería Industrial, Francisco Santibañez.

En la ocasión, expuso Eva Soto, ingeniero civil bioquímico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, magíster en Ciencias de la Ingeniería con mención en Ingeniería Bioquímica de la PUCV y  Directora del Departamento de Medio Ambiente de la Universidad de Playa Ancha.

La profesional realizó una reflexión junto a los estudiantes con respecto al escenario los residuos más utilizados en Chile, los compromisos que ha suscrito el país, la realidad del reciclaje y la gestión sustentable de residuos.

La economía circular es un proceso cíclico donde mis residuos, que son el resultado del proceso de materia prima y transformación, los sigo usando de tal manera de reducir los rellenos sanitarios. El gran problema en nuestro país es que, si no hay una ley o un reglamento, las empresas simplemente no lo hacen. Gracias a la ley que está ahora, se está avanzando un poco; primero fueron los neumáticos, después los cartones y embalajes y después vendrá el resto de los productos prioritarios, los cuales solamente son seis. ¿Qué hacemos con todo lo otro?”, manifestó Eva Soto.

La expositora agregó que la “responsabilidad social empresarial es primordial en este escenario que tenemos. Hay estimaciones que si se generan grandes cambios en esta materia, podríamos dejar de disponer cerca de un 30 o 35% de residuos en un tiempo de cinco años. Pero la verdad es que es difícil, especialmente si consideramos que cada uno de nosotros genera cerca de un kilo de basura al día y los cambios de hábitos rondan los 10 años”.