25 estudiantes participaron en la undécima versión del curso de salvavidas en aguas cerradas

Por undécimo año consecutivo, el Instituto del Deporte impartió a estudiantes de las carreras de Técnico de Nivel Superior en Actividad Física y Deporte, y Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física, el curso de salvavidas en aguas cerradas. La actividad tuvo como objetivo mejorar la empleabilidad en las carreras del Instituto del Deporte.

Para ser parte de este curso, los 50 postulantes tuvieron superar un proceso de selección que contempló la aprobación de una prueba física en distintos estilos de nado: 400 metros de crol, 25 metros de patada- tijera lateral y 25 metros de pecho.

Este curso de especialización tiene como fin que los estudiantes puedan desenvolverse sin problemas en aguas cerradas. Una vez que logren esto, los chicos tendrán la posibilidad de trabajar como salvavidas en invierno o verano sin ningún tipo de problema. La idea es que puedan desarrollarse profesional y personalmente”, apuntó el académico del Instituto del Deporte, Jonathan Barrios.

El curso comenzó con una charla liderada por la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud, Carolina Alvarado, quien compartió con los estudiantes los pasos a seguir ante una emergencia y cómo reaccionar ante lesiones y heridas.

Tras eso, los participantes se dirigieron a la piscina del Parque O’Higgins para participar del curso “Métodos de rescate en piscina y reglamento”, que estuvo a cargo del académico Jonathan Barrios.

La tercera charla la dictó la académica de la Facultad de Derecho, Paulina Díaz, quien se enfocó en delito de omisión: Durante la jornada abarcamos responsabilidad civil, laboral y penal. Encuentro muy interesante que el Instituto del Deporte incorpore un módulo jurídico en el curso, porque hay responsabilidades importantes que los estudiantes y egresados deben adoptar al momento de ser salvavidas”.

El estudiante de Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física, Gabriel Zamorano, fue parte de los 25 seleccionados para participar del curso. “Una de las cosas que me motivó para postular a este taller es la oportunidad de desarrollarme como profesional y aprender más allá de lo que recibo en clases. Me gusta mucho estar en contacto con la comunidad así que creo que esto me servirá mucho para mi futuro”, manifestó el alumno.