UDLA certificó a 48 inmigrantes que participaron de la primera escuela de gastronomía de Chile

Tras seis semanas de clases, la Escuela de Gastronomía realizó la certificación de 48 habitantes extranjeros de la comuna de Lampa, quienes participaron de la primera escuela de gastronomía para migrantes del país, la cual fue desarrollada gracias a los Fondos Concursables de Vinculación con el Medio.

Durante el taller, que se llevó a cabo en las dependencias del Campus Providencia, los participantes provenientes de Haití, Colombia, Venezuela, República Dominicana y Perú, recibieron una capacitación básica en panadería, pastelería y cocina chilena. Estas nuevas herramientas no solo les permitirá integrarse de forma más directa nuestro país, sino que también les abrirá una puerta para emprender.

“Este momento fue muy anhelado por nosotros, porque culmina una etapa que ha sido realmente preciosa. Esperamos que las herramientas que les entregamos durante estas semanas, les ayuden a acceder a un país que les ofrezca más oportunidades. Este proceso ha estado lleno de compromiso, por lo que les aseguro que vamos a persistir en este tipo de proyectos”, indicó el Director de la Escuela de Gastronomía, Joel Solorza.

En medio de la ceremonia de certificación, la peruana Estephanis Pimentel, afirmó que participar en la escuela de gastronomía “fue una experiencia muy bonita y entretenida. La idea inicial era que nosotras pudiéramos tener conocimientos básicos para trabajar en una panadería, pero la verdad es que me gustaría seguir aprendiendo más para superarme como persona. Muchas veces uno piensa que las universidades son solo para los alumnos, pero acá fue distinto, porque en UDLA nos abrieron las puertas de inmediato”.

Uno de los docentes UDLA que participó en el taller fue Manuel Morales, quien se desempeña actualmente como profesor de panadería y pastelería de la Escuela de Gastronomía. “El rubro gastronómico es quizás el área donde más inmigrantes están insertados laboralmente y por eso es fundamental que nosotros, como universidad, les realizáramos una formación básica para que tengan a futuro una posibilidad mayor de inserción en el mercado. Las participantes se adaptaron bastante bien al curso”, afirmó el docente quien instruyó a las alumnas en la preparación de pan amasado, tortillas, pizzas, empanadas y berlines.