Personas con discapacidades recibirán capacitación laboral en Sede Viña del Mar

Personas con discapacidades recibirán capacitación laboral en Sede Viña del Mar

Gracias al convenio de colaboración que tiene la Sede Viña del Mar de UDLA con la Fundación Chilena para la Discapacidad, un grupo de 15 personas en situación de discapacidad se capacitarán como operarios de grandes tiendas y supermercados. Las clases que se realizarán íntegramente en el Campus Los Castaños.

La iniciativa, que parte del Programa +Capaz del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) y que favorece principalmente a usuarios del Hospital del Salvador de Valparaíso, tiene por objetivo entregar a los beneficiados herramientas para acceder y permanecer en el mundo laboral a través de la formación de oficios de alta demanda, vinculándolos a la vez con el mundo universitario para ampliar sus opciones de formación futuras.

Es así como por un periodo de tres meses, las personas asistirán todas las mañanas, de lunes a viernes, a la Sede Viña del Mar de UDLA para ser parte del curso “Servicio de reposición y orden de productos en supermercado y grandes tiendas”, el que incluye clases teóricas y prácticas para instruirlos como reponedores y bodegueros.

La formación de personas en situación de discapacidad es sumamente importante y tiene mayor realce cuando se hace en un contexto educativo, brindando oportunidades de inclusión laboral”, dijo Matías Poblete, presidente de la Fundación Chilena para la Discapacidad, quien dio la bienvenida a los alumnos que serán parte de este curso junto a la Vicerrectora de Sede Paola Espejo, a la Directora Académica Daniela Velásquez, y los directores de carrera de Trabajo Social y Terapia Ocupacional, Alberto Blest y Marcela Varas, respectivamente.

La Directora Académica de la Sede Viña del Mar, Daniela Velásquez, comentó que “como institución educativa no podemos desconocer nuestro rol relevante en la inclusión, razón por la que quisimos ser parte de esta gran iniciativa de la fundación y Sence”.

Por su parte, la Vicerrectora de Sede Paola Espejo agregó que “este curso va muy de la mano con los valores de nuestra institución, principalmente con el compromiso con la comunidad. Las universidades tenemos que avanzar en este tipo de acciones que nos vinculan con espacios que muchas veces son ignorados por la sociedad”.

La instancia fue valorada por los beneficiarios del curso, quienes destacaron el impacto que tendrá en sus vidas. “Para mí este curso implica responsabilidad, no tan solo por venir a clases, sino porque es una semilla para mi crecimiento personal y para ser alguien mejor”, dijo Pamela Norambuena, mientras que Rodrigo Montenegro comentó que “me inscribí en este curso porque me pareció entretenido y porque me ha costado mucho encontrar trabajo y ahora voy a poder trabajar como bodeguero o reponedor”.