Facultades de Derecho e Ingeniería y Negocios reunieron a estudiantes y egresados en conversatorio “Protección de datos y Patrimonio Digital”

Con el objetivo de tratar el tema de la seguridad informática desde la perspectiva jurídica, criminalística e informática, la Facultad de Derecho y la Facultad de Ingeniería y Negocios reunió a estudiantes, egresados y profesionales de ambas áreas en torno al conversatorio “Protección de datos y Patrimonio Digital”.

El encargado de dar la bienvenida a la actividad fue el Decano de la Facultad de Derecho, Marco Vega, quien manifestó que la realización de este conversatorio es muy importante “porque toca una temática de primera actualidad. Estamos viviendo la cuarta revolución industrial donde la gestión de los datos y la protección del patrimonio digital de los países pasan a ser un insumo relevante para el desarrollo de la economía mundial. Los países y las personas que generamos esa información, necesitamos de una legislación que se modernice, porque la que actualmente nos rige tiene 20 años”.

La autoridad de UDLA también valoró el trabajo conjunto que realizó su facultad con la Facultad de Ingeniería y Negocios: “Esta actividad es bien importante porque fue ejecutada en conjunto entre dos facultades que naturalmente están llamadas a colaborar en determinadas materias relacionadas con las políticas públicas. Es bonito porque cada uno aportó desde su disciplina”.

El conversatorio estuvo integrado por el abogado y Máster en Derecho de la Universidad de Barcelona, Hernán López, y por la abogada y fundadora de la Fundación Datos Protegidos, Jessica Matus.

Hay poco control de lo que el mundo hace con los datos que nosotros mismos le entregamos tan fácilmente. Es importante hacer una invitación a las personas a poner más atención cuando nos preguntan nuestros datos personales, a quiénes se los entregamos y de qué forma los custodiamos. La comunidad debe saber que hay mucha información que se puede rescatar sin nuestro permiso de algunos dispositivos inteligentes como celulares, computadores y hasta un pendrive”, manifestó Hernán López.

El estudiante de segundo año de la Escuela de Derecho, Roberto Ocaranza, afirmó que ser parte de este conversatorio “es muy interesante para nosotros como estudiantes porque ayuda y complementa el programa académico que estamos viendo en clases. Conocer este tipo de problemáticas nos permite después salir de forma mucho más clara a defender a nuestros clientes. Nosotros participamos en clínicas jurídicas y esto ayuda a que enfrentemos de buena forma los problemas que tiene la gente”.