Escuela de Trabajo Social invitó a organizaciones sociales a dialogar sobre derecho y justicia ambiental

Alumnos, académicos y representantes de organizaciones sociales medioambientales de la Región de Valparaíso, compartieron experiencias y reflexiones en el conversatorio “Cartografía social y movimientos sociales. Diálogos entre la academia y las organizaciones en torno a la brecha de derechos y justicia ambiental”, organizado por la Escuela de Trabajo Social de Sede Viña del Mar a través de sus cátedras de Derechos Humanos y Estado y Sociedad.

La instancia, cuyo objetivo fue propiciar un espacio de reflexión sobre la brecha de derechos y justicia y la formación de movimientos sociales en materia socioambiental, contó con la participación de María Teresa Almarza, de la Agrupación Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia de Puchuncaví y Quintero; Claudia Arcos, del Movimiento Libres de Alta Tensión; Paola Bolados, académica de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Valparaíso, además de Rodrigo Mundaca, vocero del Movimiento por la Defensa del Agua, la Tierra y el Medio Ambiente (MODATIMA).

Los invitados hablaron sobre sus experiencias en la lucha político-social en problemáticas medioambientales de la región como la contaminación en Puchuncaví y Quintero, el conflicto del agua en la Provincia de Petorca y la instalación de termoeléctricas, entre otros, con énfasis en la psicología social, la política, la institucionalidad jurídica y medioambiental.

María Teresa Almarza, comentó que “ha existido un silenciamiento histórico de los problemas medioambientales, por lo que actividades como este conversatorio son muy relevantes para que la comunidad esté informada y los estudiantes se motiven a generar iniciativas para cambiar las cosas. Que los profesores en UDLA valoren este espacio y lo promuevan es genial, es una manera de hacer universidad pensando en la sociedad que se está construyendo”.

Astrid Arévalo, docente de Trabajo Social gestora de la actividad, dijo que estos conversatorios permiten a los estudiantes interactuar con la comunidad y sus representantes, integrando los conocimientos que han ido adquiriendo en su formación en trabajo social. “Los movimientos sociales son un tema que hoy como región nos marcan con una identidad especial, están en boga, por lo que generar estos espacios de diálogo entre la academia y los movimientos sociales tienen una importante repercusión en nuestros alumnos”, manifestó.

A lo anterior, Yerko Toledo, también docente organizador de la actividad, agregó que “la universidad tiene mucho que aprender de instancias como estas, pues no solo van a nutrir a los estudiantes en su formación, sino que también darán una connotación mucho más política en su responsabilidad ética y ciudadana, valores que promueve UDLA. Esta es una invitación a hacerse cargo desde la reflexión, politización y como estamos formando a los futuros profesionales del trabajo social”.

Por su parte el Director de Carrera de Trabajo Social, Alberto Blest, destacó que “reunir a la academia con los movimientos sociales es la forma en que nuestra carrera promueve espacios para que nuestros estudiantes sean más críticos, reflexivos y analíticos, que pongan atención a hechos que son significativos en nuestro quehacer, como es relacionarse con las comunidades, conocer sus necesidades, sus demandas y problemáticas. Estoy muy satisfecho con lo que se logró construir en este conversatorio”.

Finalmente, Checova Palma, alumna de primer año de Trabajo Social, expresó que “actividades como estas son muy interesantes, pues por lo general la gente no está informada de estos conflictos y como no les afecta directamente no participan de ninguna forma”.