Discurso de titulación de alumna destacada de Psicología UDLA 2018

Autoridades, estimados profesores, señores invitados y queridos colegas:

Se me ha asignado la misión de realizar el discurso de despedida de esta generación de nuevos profesionales. Espero, a través de estas palabras, se sientan fielmente representados por quien les habla.

Hace aproximadamente seis años cada uno de nosotros inicio un proyecto personal, pero que de alguna forma involucraba a todos nuestros cercanos: estudiar una carrera profesional. Llevar a cabo este propósito implica decisiones importantes como qué estudiar, dónde estudiar y cómo financiarlo en muchos casos. Todos los que elegimos estudiar Psicología, en nuestro primer día de clases, nos preguntaron por qué elegimos esta carrera y la respuesta recurrente fue “para ayudar a la gente”.

La decisión de hacerlo en esta institución obedece en muchos casos a las distintas modalidades de estudio que ofrece: diurno, vespertino y executive. En cuanto al financiamiento la Universidad ofrece becas y distintas formas de cubrir los aranceles con el fin de velar por la continuidad de los estudios.

Lo anteriormente expuesto responde a las interrogantes: estudiamos Psicología porque queremos ayudar a la gente y lo hacemos en una institución que nos ofrece distintos regímenes. Estos últimos, nos dan la posibilidad de compatibilizar otras responsabilidades, realizar nuestro proyecto de estudios y que, además, nuestro esfuerzo sea recompensado a través de las becas por mérito académico.

Durante nuestros años de formación hemos podido comprobar la coherencia del plan de estudios que nos ofrece esta institución, cuya máxima es que el Psicólogo de UDLA es un agente de cambio. Esto genera expectativas para quienes ingresamos a estudiar esta carrera, las cuales con el transcurso de los años de estudio se torna en un compromiso al cual adherimos de forma voluntaria medida que valoramos la importancia de nuestro futuro rol profesional.

Si quieres leer el discurso completo, pincha aquí.